Ver Mensaje Individual
Antiguo 30-Oct-2019, 00:13   #12
chronos
Moderator
 
Avatar de chronos
 
Fecha de Ingreso: 09-June-2008
Mensajes: 48.845
Respuesta: Piñera decreta estado de emergencia en Santiago tras fuertes protestas (Ch



Cita:
Iniciado por "nomada&quot
Chile: “Los ricos tienen mucho miedo. Esto es una rebelión contra la cultura que nos dejó Pinochet”[/url]

Para comprender la crisis de un país, una alternativa son los periodistas. Chile, el alumno modelo de América Latina, sorprendió hace diez días al continente y está patas arriba, con el espejismo de su modelo de desarrollo hecho añicos. Para comprender qué provocó el estallido, quiénes son los responsables, las soluciones, la revolución de Pinochet y el posible futuro de esta rebelión chilena, conversamos con Mónica González.

POR MARTÍN RODRÍGUEZ PELLECER

Mónica González es la periodista histórica chilena. Investigó desde 1978 al dictador y en democracia desde 1989 ha investigado a prácticamente todos los poderosos en Chile. Fundó en 2007 el Centro de Investigaciones Periodísticas (CIPER), que dirigió por 12 años y que ahora preside. Es integrante del Consejo Rector de la Fundación Gabo, ganó el María Moors Cabot y ahora es defensora del lector de El Faro en El Salvador. Habló con Nómada durante media hora.

¿Cómo pasa Chile de protestar por un aumento al pasaje del metro a hacer un estallido social contra la desigualdad y contra todo el sistema?

– Está pasando en Chile lo que viven otros países: la explosión, la rebelión de millones de personas en distintas ciudades que dicen basta a un sistema con una corrupción sistemática y con una justicia para ricos y una justicia para pobres.

En los últimos diez años hemos vivido una seguidilla de graves hechos de corrupción cometidos por grandes empresarios chilenos que han terminado en la absoluta impunidad.

Cuando ves que hay corrupción y no pasa nada, y ves el agua privatizada, la luz privatizada y que las cuentas suben. Que estás endeudado absolutamente porque la educación es un lucro. Que tienes unas pensiones de jubilación miserables. Que tienes colusión de grandes empresarios para subir las medicinas, los pañales, el papel higiénico.

Y más encima en 2014 estalla el escándalo del financiamiento ilegal de la política, en donde se descubre que estos grandes empresarios, los mismos, financiaron a la derecha, la izquierda, y terminó todo en un compromiso de impunidad.

Parece que estuvieras describiendo a Guatemala, y me hablas del Chile de Sebastián Piñera.

– Piñera ha sido un gran evasor; ahora está de moda las reingienerías tributarias para desviar dinero a paraísos tributarios, y no pasa nada. Y cuando suben el metro por 30 pesos y los jóvenes (en protesta) empiezan a entrar al metro saltando los controles (las talanqueras), los tratan como delincuentes.

Esta desigualdad de reacción provocó el estallido.

– Esta subida del metro y esta rebelión de los estudiantes de organizar una masiva protesta pacífica de saltar los controles del metro fue respondida por el Gobierno con violencia y una desconexión absoluta. No tienen idea sobre cómo vive la gente y respondieron que (quienes protestaban contra el aumento) eran todos flojos (holgazanes) y que había que levantarse más temprano, porque el pasaje es más barato más temprano.

Este gobierno (de Piñera) había desplegado toda su fuerza y comunicación para una reforma tributaria que solo servía a los grandes empresarios para pagar menos impuestos.

Las contradicciones fueron tan grandes… y es una lección para el periodismo: el poder no está en el Congreso, lo tienen los grandes grupos económicos que deciden las cosas más ínfimas, como cuánto pagamos por luz y agua, cuánto pagamos por los medicamentos, porque se coluden. No hay libertad de mercado.

Piñera no renunció sino que cambió todo el gabinete.

– Hizo un cambio de gabinete, pero es un chiste, no es nada, no se ha echado para atrás con las reformas tributarias que solo benefician a los más ricos. Esta mascarada tiene que terminar.

Con la privatización del agua, el río Aconcagua se había secado. Y es tanto el miedo que tienen (el presidente y la élite empresarial) ante esta rebelión, que, súbitamente, al tercer día de las protestas, el río Aconcagua apareció de nuevo. Es el ejemplo que muestra que hoy día los ricos tienen mucho miedo.

Además, que hemos visto también edificios y supermercados incendiados en las protestas.

– Hay que decir las cosas como son. Si comparas la manifestación pacífica del viernes pasado de 1.5 millones de personas, con la violencia desatada por un grupo (minoritario) de delincuentes, no tiene comparación. Estamos convencidos todos que aquí hay grupos que podrían ser de extrema izquierda, o de extrema derecha, que siempre se ocultan, que quieren distorsionar el contenido de una marcha que pide justicia y cambios radicales en el sistema.

¿Qué piden?

– Código de aguas, una nueva ley que le quite a las empresas eléctricas internacionales el piso obligatorio de 10% de ganancias, una ley que cambie a las administradoras de fondos de pensiones (AFP), y una que suba los impuestos de los más ricos que no pagan, pues los pobres pagan todos el IVA sobre alimentos y productos de consumen a diario.

Es evidente que hay intereses de la extrema izquierda que quiere destruir; nunca se había destruido el metro porque el más perjudicado con esa destrucción es el pueblo, que se desplaza en ese medio para ir a su trabajo. El pueblo decente no incendia su puesto de trabajo. Lo que corresponde es exigir una investigación sobre quiénes destruyeron y quemaron bancos y supermercados. Y te voy a decir una cosa que ustedes conocen bien en Guatemala y en toda América Latina.

¿Cuál?

– Cada vez que un banco o un supermercado se incendia por una acción violenta, no se vuelve a instalar ahí un banco o un comercio. El Estado retrocede. Y ese vacío lo llena el crimen organizado. Las pandillas y bandas de narcos. Entonces por eso es tan importante investigar y llegar a una definición clara de quiénes son los grupos que hicieron estos desmanes criminales. Pero también es clave investigar los muertos.

Asesinatos, violaciones, torturas y desapariciones contra manifestantes, por las fuerzas de seguridad estatales.

– Es clave que se investiguen a fondos los muertos de estos 10 días porque no es posible que después de 17 años de una dictadura en la que primó la muerte, es intolerable que tengamos más de 1,100 personas heridas de bala y más de 500 torturados. Que se torture en plena democracia es inaceptable para el pueblo chileno. Y los periodistas, fiscales y jueces tenemos que poner todas las capacidades porque esto no se puede permitir.

Si lo permitimos, nos convertiremos en una dictadura, como otras que existen en América Latina, en las que la propiedad es más importante que la vida.

¿Cómo puede ser que siga Piñera después de estas muertes?

– Es evidente que el presidente Piñera perdió el control porque jamás debió declarar estado de emergencia. Desde 1990 que recuperamos la democracia no habíamos tenido a los militares a cargo del país porque teníamos un recuerdo bastante horrible y un trauma con respecto a que cuando los militares toman el control, hay muerte, hay tortura, hay violencia. Y eso fue lo que ocurrió.

Ahora tiene una crisis muy profunda.

Piñera salió electo con 27% de los votos porque hubo un 53% de ciudadanos que no fue a votar, la abstención más alta de nuestra historia desde que recuperamos la democracia. Muchos miles de jóvenes que están enfrentando la represión nunca han votado. Cuando tienes un presidente elegido por el 27% de los electores, aunque haya ganado por un margen, la crisis política de representación es muy grave.

¿Qué va a pasar ahora?

– No sabemos qué va a pasar. Chile cambió de una manera impresionante. No quiero ser lírica porque te he estado hablando de datos de la cooptación y de la impunidad. Pero yo no había escuchado desde que fue el golpe de Estado (de Pinochet en 1973), no había escuchado la palabra dignidad tantas veces. Se había perdido, como que estaba enterrada por ahí, estaba solo dormida. Que la gente quiera recuperar la dignidad y luche por ella, a mí me estremece. Es una lucha que cambió el sentido de la vida. No es solo comprar, tener un coche (carro), salir de fiesta en las noches, pagarse vacaciones. Los jóvenes entienden hoy día que la vida requiere un sentido, que la esperanza y los sueños no es llegar a la meta, sino luchar por ello. Luchar incluso por tener derecho a hacer el amor es dignidad. Eso es lo que está pasando en Chile. Se dan la mano unos y otros, se está haciendo poesía, cantando a Víctor Jara.

Pero puede que no pase nada.

– Lo que tengo claro es que se está gestando en algún lugar una nueva componenda, una nueva mascarada, para hacernos creer que se están haciendo grandes cambios para que nada cambie. Y nosotros los periodistas tenemos que hacer el esfuerzo para mostrar quiénes son ese poder que busca la impunidad, que está en tu país, en Colombia, en Brasil, en Ecuador, que son los grandes grupos económicos.

Si por un lado se está gestando esa mascarada, ¿se está gestando también una rebelión, una revolución? ¿Es demasiado temprano para decirlo?

– Es demasiado temprano. Yo no la llamaría una revolución, la llamaría una rebelión. Yo sé lo que es una revolución. La única revolución que hemos tenido en Chile, y esto le duele a mucha gente, la única revolución que hemos tenido fue la de Pinochet: nos cambió la cultura.

Nos hizo más egoístas, destruyó las redes sociales, los sindicatos, las juntas de vecinos. Hemos tenido que volver a construir la necesidad de que hay que darse la mano, para poder vivir en paz, como dice el himno de esta rebelión, una rebelión que no tiene conducción política.

¿Y quién habla entonces?

– Como dijo hoy día un fiscal en una entrevista, el fiscal que descubrió el financiamiento ilegal de la política y que vio que la impunidad era lo que reinaba. Gascardo dijo: [U]aquí lo que corresponde es que los políticos entiendan que no tienen crédito y vamos a estar con los ojos fijos siguiendo cada uno de sus pasos. Que hagan las leyes contra el lucro universitario, desprivatizar el agua, cambiar las ley de ganancias para las empresas eléctricas, quitar esos medidores inteligentes que buscan controlar todos nuestros gustos, aficiones, debilidades. Esta mascarada tiene que terminar. No puede haber un parlamento que no sepa lo que es vivir en las poblaciones. No puede haber una policía que cambia de altos mandos una vez al año.

¿Por qué?

– En CIPER descubrimos que los carabineros infiltraban los celulares de los dirigentes mapuches para implantar pruebas, y los enviaban a la cárcel con la complicidad de los fiscales y jueces. Y luego por el asesinato de un dirigente mapuche diciendo que era un enfrentamiento. Y era mentira. Y tuvo que salir otra vez todo el alto mando de nuevo.

Es sorprendente ver esta rebelión, pero se entiende más cuando uno escucha estas historias de cooptación y violencia, que parecen más de la América Latina tropical que del Cono Sur con modelos que parecían más virtuosos.

– Pues no hay tal virtuosismo. Y me alegro que sea así y que seamos capaces de vernos a la cara y al cuerpo y vernos bien. Somos parte de este barrio, tenemos los mismos problemas y las democracias están en peligro grave. Porque el poder no necesita de golpes de Estado. En Chile no se quedaron los militares. Venezuela hubiera sido invadida hace rato por Estados Unidos como en el pasado o podría haberle cortado las compras de petróleo. O Nicaragua. Pero (como el poder no necesita de golpes de Estado) en Venezuela y en Nicaragua se sigue asesinando con toda impunidad.

Tenemos democracias en jaque, y los periodistas tenemos que buscar el poder donde está y revelarlo, y contarlo con los mejores relatos, porque nuestros pueblos son capaces de levantarse y salir adelante. Nunca ha sido más importante el periodismo que ahora. Tenemos los periodistas la Fundación Gabo, donde podemos hacer redes e investigar el crimen organizado, que ahora incluye a los laboratorios farmacéuticos, a las mineras, por ejemplo.

¿Con qué sueñas en Chile?

– Con un Chile más justo. No puedo creer que durante 17 años de dictadura (1973-1989) hayamos sufrido tanto, haya muerto tanta gente maravillosa, hayan violado a tantas mujeres y les hayan arrebatado a sus seres queridos, para que después en estos 28 años de democracia, la coopten y la entreguen a una injusticia que nos abofetea, nos violenta, nos mata. Porque la corrupción y la impunidad matan, y matan los sueños. Ahora que escucho a Víctor Jara ahora en las poblaciones en las noches… ese es mi pueblo, mi país. Y sueño que podamos vivir con justicia, porque para eso hemos nacido. Y lo sueño también para tu país, Guatemala, y para toda América Latina. Ya basta.
__________________

REGISTRO · CONSULTA BDN
Claro · Tigo · Movistar · SIT



"El poder conseguido por medios culpables nunca se ejercitó en buenos términos", Tácito

"El precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores ...", Platon

“La justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte”, Platón

“No sé porque piden el debido proceso cuando les afecta, pero cuando es para las otras personas no les importa"
chronos está desconectado   Responder Citando
 
Page generated in 0,10413 seconds with 10 queries